Comentarios adicionales sobre esta tema

por Luis Briso de Montiano

El razonamiento que el autor del presente artículo, Mr. Matanya Ophee, hace en este párrafo es perfectamente correcto. Hasta ahora, la referencia a la obra de Ballesteros no podía ser utilizada de manera tajante como signo de la utilización de las guitarras de seis órdenes en España —más concretamente en Madrid— con anterioridad a 1800 por la sencilla razón de que nadie ha visto todavía la fuente. Ni Mr. Ophee, ni Brian Jeffery. Ni James Tyler (que cita el apellido del autor como “Ballestero” en lugar de “Ballesteros”). Tampoco la vio Pujol. Y, créanme, Saldoni ni la vio, ni sabía realmente quién era Ballesteros. Ni la vieron ellos, ni seguramente la veremos nunca nosotros. Pero, desde hace más o menos una década, ya no era necesario recurrir a la Obra de Ballesteros; bastaba con conocer un estupendo artículo de Beryl Kenyon de Pascual [KENYON DE PASCUAL, B.: “Ventas de instrumentos musicales en Madrid durante la segunda mitad del siglo XVIII (Parte II)”. En Revista de Musicología, VI, 1983, 299-308] en el que se transcriben varios anuncios de ventas de guitarras de seis órdenes, dos de ellos de los años 1772 y 1760. En cuanto a que Saldoni hubiese apoyado su información en fuentes secundarias, Mr. Ophee tiene mucha razón; así fue. Esa era una de las principales formas que tenía Saldoni para recopilar noticias e informaciones anteriores a su época: indagar en la prensa periódica antigua. Por las veces que he tenido la oportunidad de contrastar las informaciones de Saldoni con los diarios de la época, no me cabía ninguna duda de que su fuente era precisamente la prensa. Y allí estaba. La Gazeta de Madrid del viernes, 3 de noviembre de 1780 (Núm. 88, pág. 804) inserta el siguiente anuncio:

«En la Librería de D. Gerónimo Solano, calle de la Paz nº 47 se hallará una obra para guitarra de sexto orden compuesta de 3 piezas y 4 minués : su autor D. Antonio Ballesteros, quien promete dar al Público otras varias composiciones.»
Pero, aunque a través Pujol y de Tyler hayamos fijado demasiado en nuestra mente la Obra de Ballesteros, Saldoni también había recogido otras dos menciones de obras para guitarra de seis órdenes en 1780. Por supuesto, también estaban en la Gaceta:

Viernes, 4 de febrero de 1780 (Núm. 10, pág. 96):

«Seis minuetes para guitarra de 6 órdenes punteada.= Una Pastorela, el Fandango de Cadiz y la Tirana para salterio : por D. Joseph de los Rios. Se hallarán en la Librería de los herederos de Corominas frente de la imprenta de la Gazeta : su precio 10 rs. cada obra, y pueden ir en carta.»
Viernes, 1º de setiembre de 1780 (Núm. 70, pág. 648):

«Quatro divertimientos para salterio y baxo : una sonata y el fandango para la guitarra de seis órdenes punteado : por D. Juan Garcia. Se hallarán en casa de los herederos de Corominas, calle de las Carretas.»

Vuelta al artículo principal

Copyright © 1996 by Editions Orphée, Inc. All Rights Reserved.

CATÁLOGO

G.A.L.I.
Lista de contenidos

HOME PAGE